¿De qué va esto?

Esto es un blog pro-Israeli.

Lo creamos hace ya casi cinco años, en los albores de la operación Litani, tras el secuestro de Ehud y Eldad. Cuando Gilad llevaba más de un mes en manos de Hamas.

Han pasado casi cinco años. Gilad sigue en manos de Hamas, Ehud y Eldad volvieron a Israel. Muertos. Muchas cosas han pasado, pero poco ha cambiado. Una tregua, Sderot bajo el fuego de los qassam, atentados, una operación contra Hamas, la reconciliación entre Fatah y Hamas, informes sesgados, la ONU, secuestros en Gaza, flotillas pseudo-pacifistas…

Lo que nos hizo abrir este blog en ese momento, fue notar que no recibíamos información sobre lo que pasaba en Israel. Empezamos a traducir noticias, a escribir crónicas basándonos en la información que recogíamos de fuentes de todo el mundo.

Después la calma, después otras luchas en otros lugares. Nos volvimos más críticos, más pesimistas.

Pero seguimos aquí, y pensamos, que pese a quien pese, Israel seguirá existiendo. Y seguiremos peleando, para que eso sea así.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Contador de cohetes que han alcanzado Israel

Extractos de The Telegraph 17 de Noviembre 2012


Extractos del periódico The Telegraph de una crónica publicada el 17 de Noviembre:

"We only have rockets. Israel has F-16s, Apache helicopters, tanks," said Mohammed Abdullah, 38. "If Israel decides to enter by land, all we will have is God on our side."

“Nosotros sólo tenemos cohetes. Israel tiene F-16s, helicópteros Apache, tanques” dice Mohammed Abdullah, 38. “Si Israel decide entrar por tierra, lo único que tendremos es a Allah de nuestro lado”.

He was planning to move his family into the centre of Gaza City to stay with his wife’s relatives, hoping they would be a bit safer there. The family was woken in the early hours of Saturday by the sound of a bomb falling next to their home and on to the headquarters of Ismail Haniya, the Hamas prime minister.

Él estaba planeando trasladarse con su familia hacia el centro de Ciudad de Gaza para quedarse con familiares de su esposa, esperando que estuvieran un poco más seguros allí. La familia se despertó temprano en la mañana del domingo por el sonido de una bomba cayendo justo cerca de su casa y sobre el cuartel general de Ismail Haniya, el primer ministro de Hamas.
 The blast blew in glass from his windows and petrified Mr Abdullah’s young children, although none was injured.

La explosión voló el cristal de su ventana y petrificó a los pequeños hijos del Sr Abdullah aunque ninguno resultó herido.
 Police stations and the homes of Hamas commanders were also hit. Huge bombs were dropped on open fields which could be used as rocket-launching sites or to blow up landmines on possible invasion routes for Israel’s 63-ton Merkava battle tanks.

Estaciones de policía y las casas de los comandantes de Hamas también fueron alcanzadas. Grandes bombas fueron lanzadas sobre explanadas que pudieran ser usadas para el lanzamiento de cohetes o para volar posibles minas terrestres en las rutas posibles para los carros de combate de 63 toneladas los Merkava ante una invasión terrestre por parte de Israel

The streets of Gaza, usually a chaotic mass of noisy humanity, were empty. Only a few furtive-looking figures hurried through the streets, glancing up nervously towards the constant whine of circling Israeli drones.

Las calles de Gaza, normalmente una masa caótica y ruidosa de gente, estaban vacías. Sólo unas pocas figuras furtivas corrían apresuradamente por las calles, mirando nerviosamente por el zumbido constante de los drones israelíes.

Without air raid sirens, bomb shelters, an open border to escape through or a conventional army to protect them, families could only put their faith in God and hope it would be over quickly.

Sin sirenas de ataque aéreo, refugios antibomba, una frontera abierta por la que escapar o un ejército convencional que les proteja, las familias solo pueden poner su fe en Allah y esperar que todo acabe rápidamente.

In public, there was defiance. "This is different to last time in 2008, there is bombing throughout the night, targeting government offices," said Abdullah Mohammed, 30, one of the lucky few with a permit allowing him to flee into Egypt.

En público, se muestran desafiantes* “Esto es diferente de la última vez en 2008, están bombardeando durante la noche, apuntando oficinas gubernamentales” dice Abdullah Mohammed, 30, uno de los pocos con un permiso que le permite huir a Egipto.

"This time they are fiercer, they are targeting infrastructure and government offices," said Sami Mohammed, an architect. "But resistance is fiercer."

“Esta vez son más feroces, están apuntando a las infraestructuras y oficinas gubernamentales” dice Sami Mohammed, un arquitecto. “Pero la resistencia es feroz”
 In private, many people were prepared to admit to dismay that it was happening again. Some of those with homes near strategic points that might soon become battlefields, or targets for Israeli bombers, admitted to feelings of dread at what could be to come. A few even said they had pleaded with Hamas not to launch rockets from near their homes — a sure-fire way to summon up an Israeli airstrike in response.

En privado, muchas personas están preparadas para admitir la consternación porque esté ocurriendo de nuevo. Algunos con casas cerca de puntos estratégicos que pronto podrían convertirse en campos de batalla o en blancos de los bombarderos israelíes, admiten sentimientos de terror por lo que pueda pasar. Unos pocos dicen que han suplicado a Hamas que no lance misiles desde las cercanías de sus casas ­­­­(una forma segura de provocar un ataque aéreo israelí en respuesta)

Tomado de telegraph


viernes, 16 de noviembre de 2012

Desde Bersheeba


"Cuando todos los perros de la calle Guilboa XX de Beer Sheba empiezan a ladrar los vecinos corren hasta la escalera para protegerse. Los perros oyen antes que los humanos las sirenas que indican que en unos segundos impactará un cohete en esta ciudad del sur de Israel.
"En las 24 últimas horas Dori y su marido Israel Winicki, viven justo enfrente de su hija y sus tres nietas, en la misma escalera, y se han encontrado decenas de veces con ellas, casi cada hora, para esperar el siguiente boom. "Yo sólo me tranquilizo cuando oigo el impacto. Esta noche, en cuatro horas he contado 21 explosiones" recuerda Dori Lustron. Lo peor es la espera entre sirena y sirena. Nos duchamos con la puerta abierta, siempre con una toalla preparada por si hemos de salir corriendo, añade Israel.
Los visito en su casa y Dori, que acaba de hablar con su psicóloga Mónica Cobal, explica que sufre de tensión arterial alta. "Antes de los cohetes, mi problema era exactamente el contrario. Nuestra realidad lo cambia todo".
Mientras hablamos, los tres perros de los vecinos, ladran al unísono y una sirena que hiela la sangre empieza a aullar. Los vecinos corren hacia la escalera y ni se miran unos a otros. "Es como un piloto automático" me dice Rinat, una estudiante de 20 años que piensa visitar a sus familiares en el norte hasta que acabe esta ola de violencia.
Minutos después, todo vuelve a empezar. Subo al sexto piso y veo como diez niños de diferentes edades se abrazan a sus padres. Lo más impresionante es que ninguno llora y se mantienen en silencio hasta que se escucha a lo lejos el boom . O quizá no tan lejos.
Después, un niño de seis años, un auténtico "veterano de guerra" me dice: "La suerte es que tenemos Iron Dome que impide gran parte de los ataques." Y añade: "Cuando tengo miedo abrazo a mi padre".
Al marchar del edificio, los vecinos me dicen: "No es fácil para nosotros, pero pedimos al gobierno que no detenga la operación contra los islamistas hasta que se soluciones el problema. No podemos soportar más sus ataques y sus misiles como en los últimos años. No queremos que nuestros hijos tengan que crecer en la escalera."


entrevista de Henrique Cymerman para la Vanguardia, publicada en su edición en papel. 

Desde Ashdod

jueves, 15 de noviembre de 2012

Mensaje del Primer Ministro de Israel sobre la operación Columna de Defensa


"Hoy atacamos objetivos estratégicos precisos de Hamas. Hemos debilitado significativamente su capacidad de lanzar cohetes desde Gaza hacia el centro de Israel, y ahora estamos trabajando para desactivar su capacidad de lanzar cohetes hacia el sur, las organizaciones terroristas -.. Hamas, Jihad islámica y otros - están deliberadamente perjudicando a civiles, mientras que intencionalmente se ocultan detrás de sus propios civiles.
Por otro lado, se evita dañar a civiles lo más posible y que es una diferencia fundamental entre los dos. También indica la gran diferencia entre nuestros objetivos, y no sólo en nuestros métodos. Nos quieren borrar de la faz de la tierra y no tienen reparo en herir a los civiles e inocentes.
Hoy en día, hemos enviado un mensaje inequívoco a Hamas y otras organizaciones terroristas, y si es necesario el ejército israelí se prepara para expandir la operación.
Vamos a seguir haciendo todo lo necesario para defender a nuestros ciudadanos ".

lunes, 11 de junio de 2012

Tras el drama de Villeurbane

Hay veces en las que uno encuentra en las palabras de otro, muchas de las ideas que ha ido acumulando con el paso de los años. Eso me ha pasado con el artículo que  ha publicado en el periodico "El País".
La agresión a tres jóvenes judíos es particularmente preocupante.
El ministro de Interior, Manuel Valls, ha encontrado las palabras que exigía la situación.
Las autoridades republicanas, tanto nacionales como regionales, han reaccionado como era de esperar.
Y la condena ha sido unánime a un lado y otro del espectro político, o casi.
No obstante, este asunto (la agresión a tres jóvenes judíos a golpes de barra de hierro y de martillo, el sábado pasado, en Villeurbane) es particularmente preocupante.
El simple hecho de que sea posible, el hecho de que existan en Francia barrios en los que tres adolescentes no puedan pasearse con una kipá sin arriesgarse a recibir una paliza, es verdaderamente trágico.
Y cuando, por añadidura, leemos que no es la primera vez; cuando descubrimos que hace varios meses se produjo en el mismo barrio un incidente similar y que la prensa no habló de él; cuando el BNVCA [oficina nacional de vigilancia contra el antisemitismo] nos dice que esta clase de agresiones se han multiplicado desde las masacres de Toulouse y Montauban, pero que el sistema se ha acostumbrado a ellas hasta tal punto que apenas se toma la molestia de darse por enterado y que, cuando no son mortales, terminan difuminándose en el paisaje y pareciendo insignificantes, uno no puede evitar pensar: "Decididamente, hay algo podrido en la República Francesa; en esta banalización, en esta metástasis lenta pero segura del veneno antisemita, hay algo fétido que no debemos pasar por alto..."
Sé que a la hora en que escribo estas líneas aún no se conoce la identidad de los miembros de esa nueva banda de bárbaros.
Y sé cuán peligroso es, en semejantes circunstancias, entregarse a los juegos de cálculos, incriminaciones y demás causalidades diabólicas.
Aun así...
¿Es realmente casual que esta agresión se haya producido poco después de una campaña en la que pudimos ver cómo una candidata, la señora Le Pen, hacía que en sus mítines se abucheasen sistemáticamente ciertos apellidos de consonancia judía?
Y el hecho de que, esta misma semana y gracias a un colectivo de asociaciones antirracistas que han recurrido a los tribunales, nos enteremos de que Francia es uno de los pocos países en los que, cuando se teclea un nombre propio en los motores de búsqueda de Internet, uno de los primeros "resultados semiautomáticos" supuestamente "sugeridos" por el algoritmo (pero determinados, en realidad, por la suma de "búsquedas" de los "usuarios" precedentes) es la asociación de ese nombre con el término "judío", ¿es una pura coincidencia de los calendarios?
¿Y qué decir, finalmente, de esa extraña obsesión por Israel que, desde hace algunos años, tiende a convertirse en el alfa y omega, en la pieza clave, en el pilar, de una construcción ideológica, a la vez delirante y monstruosamente eficaz, que vuelve a señalar a los judíos como acusados: un Israel abstracto; un Israel imaginario; un Israel satanizado, por no decir "nazificado", que, por asociación de ideas, sirve para satanizar y "nazificar" a los judíos en general; un Israel cuya función es, en una palabra, proporcionar combustible nuevo a la vieja maquinaria antisemita?
Porque ahí está el meollo del problema.
En todas esas personas que, musulmanas o no, se imaginan que al atacar a alguien que lleva una kipá están vengando a las "víctimas de Israel".
En esos pretendidos "simpatizantes de los palestinos" que pasan olímpicamente de la suerte de los cisjordanos o los gazatíes cuando son los "hermanos" árabes quienes los oprimen o los masacran, y ven a estos últimos como la sal de la tierra cuando se enfrentan a Israel e Israel, a su vez, los combate.
En el doble rasero que implica el hecho de que esos mismos "amigos del género humano" no derramen ni una lágrima por los niños masacrados en Hula, Siria, que no digan ni una palabra sobre la brutalidad de Bachar Al Asad, que bombardea sus ciudades con armamento pesado, e incluso lamenten que un dictador como Muamar el Gadafi, que tenía sobre la conciencia la muerte de decenas de miles de árabes inocentes, haya sido neutralizado, pero, sin embargo, cuando el que golpea es Israel (es decir, para ser exactos: cuando Israel se defiende y, de forma más o menos proporcionada y, por tanto, más o menos criticable, responde al fuego), estiman que las muertes resultantes son crímenes contra la humanidad cuya sangre debe caer sobre las cabezas de todos los judíos del mundo.
Según ellos, Israel es un Estado fundamentalmente ilegítimo... En consecuencia, la política de sus dirigentes es esencialmente criminal... Y, también en consecuencia, sus amigos y aliados son cómplices de ese crimen de principio... Esta es, más que nunca, la fórmula del antisemitismo de hoy. Este es el teorema que, a ojos de los descendientes de los matones nazis de los años 30, cuyo argumentario se había hecho inadmisible, viene a ser como una licencia para matar o, en este caso, golpear. Este es el moderno breviario del odio, que, después de transformar a todos los judíos en asesinos en potencia, hace que de nuevo sea posible anatemizarlos y golpearlos.
Denunciar ese breviario, deconstruirlo, demostrar que sus protocolos no son menos temibles que los de los viejos tiempos, es la cuestión urgente que nos obliga a afrontar el drama de Villeurbane. Y la razón por la cual subestimar su alcance y su sentido sería una locura.
Bernard-Henri Lévy es filósofo francés.
Traducción de José Luis Sánchez-Silva.

domingo, 15 de abril de 2012

El elefante sirio

Parece que el Rey de España se fue de cacería durante uno de sus viajes oficiales en compañía de empresarios españoles, cacería tras la cual acabó muerto un elefante. El hecho en si ha despertado la indignación de muchos. En solo unas horas desde q se conoció la noticia, miles de twitters, artículos, bromas graficas, viñetas, pueblan la red.

Y yo debo ser un extraterrestre, porque ahora mismo lo que siento es una inmensa vergüenza ajena al ver como la "humanidad" se indigna ante la muerte de un sólo elefante. Al mismo tiempo que ni si inmuta por lo que está sufriendo desde hace más de un año el pueblo sirio. Un pueblo sirio que ha sido, es, y seguirá siendo masacrado mientras esa "humanidad" indignada hace chistes sobre elefantes.

Quizás haya que esperar a que Disney haga una película sobre Siria que pueda competir con Dumbo y así los “humanos indignados” sientan al menos vergüenza de si mismos por seguir condenando con su silencio a los sirios a la tortura, a las detenciones ilegales, a los asesinatos, a las violaciones… al olvido. Al olvido al que ya han condenado con ese mismo silencio a muchos otros.


Al mismo tiempo que los "humanos indignados" encontraban sitio para hacer chistes sobre elefantes, los defensores de la humanidad (aka propalestinos de postín) vuelven por enésima vez a intentar hacer llegar su flotilla (
esta vez aérea) a Gaza. Esos propalestinos, por enésima vez, olvidan a los hermanos palestinos que viven en Siria, a los hermanos árabes sirios. ¿Cuál será la maldición de los sirios que les hace invisibles a los ojos de "los humanos indignados" y de los "propalestinos de postín"?


Quizás la culpa resida en la primavera siria. Una primavera que surgió porque unos jóvenes liberales deseaban una Siria más libre, sin los grilletes que poco a poco Bassar al Assad fabricó para ellos. Una Siria menos corrupta, que la vieja Siria con la que la familia Assad se ha enriquecido. Una Siria sin milicianos al servicio de los Assad, sin soldados y tropas irregulares iraníes ofreciendo su colaboración y experiencia aplastando protestas pacificas al régimen sirio.

Vergonzoso, lastima que el elefante no fuera al menos cristiano, negro, sudanés. Parte de esa irritación quizás abriera los ojos hacia la limpieza étnica y religiosa que el gobierno de Sudan (la del Norte) está practicando; y de paso, provocando con el éxodo masivo de personas en busca de refugio, una más que probable hambruna en la recién nacida nación de Sudan del Sur.

lunes, 2 de abril de 2012

la ANP paga, Hamas recauda

La ANP gastó sobre 7000 millones en Gaza desde 2007. La ANP gastó alrededor de 120 millones de dólares cada mes en la Franja de Gaza para pagar los salarios de alrededor de 80.000 funcionarios.

El gobierno de Ramallah paga la sanidad y la educación en Gaza, incluyendo los salarios de los profesores, libros y el mantenimiento de las escuelas. También paga a Israel cerca de 50 millones de shekels por 120 Mw de electricidad en Gaza.
Al mismo tiempo, Hamas cobra a los residentes por la electricidad y se queda con la recaudación.

Los dirigentes de Hamas en Gaza tienen miles de millones de dólares porque su administración no tiene que gastar ningún dinero. Según el portavoz de la ANP Hamas tiene 2.100 millonarios.

El portavoz también acusa al gobierno de Hamas por la actual crisis de combustible de Gaza, porque Hamas está buscando un descuento en la gasolina proveniente de Egipto.

El gobierno egipcio vende el diesel por 1$ el litro, pero Hamas quiere pagar 0.13$ (medio shekel) y pretende cobrar a los residentes 4 o 5 shekels por litro.

El portavoz de Fatah, dijo que Hamas ha expropiado tierra de propiedad privada en Gaza para construir centros comerciales, y aun no ha construido escuelas u hospitales.

Protestas en Gaza contra Abbas.

Una protesta en Ciudad de Gaza acusó al líder de Fatah y presidente de la ANP de descuidar negligentemente sus responsabilidades en la Franja de Gaza.

Los manifestantes también denunciaron que los palestinos estaban sufriendo por la rivalidad entre Hamas y Fatah.

“El presidente cuida de su gente en Cisjordania, y Haniyeh cuida de su gente en Gaza. El resto de los palestinos no tienen a nadie que les ayude a alimentar a sus hijos”

*Es la traducción de parte del artículo publicado por la agencia de noticias palestina Maan. Sólo traduje las partes que consideré más interesantes. Se puede acceder al artículo completo en inglés aquí.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Israel corta relaciones con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Lo que uno puede decir, tras años de leer noticias y haber echado más de un vistazo a la agenda del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es ¡ya era hora!

El Consejo de Derechos Humanos nació en una especie de borrón y cuenta nueva, para que lo que parecían chistes de mal gusto no se repitieran. Pero si hay algo que la ONU sabe hacer mejor que cualquier ser humano, es tropezar mil veces en la misma piedra.

La idea al fundar el Consejo de Derechos Humanos en 2005 para sustituir a la Comisión de Derechos Humanos, era hacer una limpieza de cara de una organización que ha sido acusada miles de veces, y con razón, de ser un chiste en la defensa de los seres humanos. Tres de los países que controlaban ya en su tiempo la Comisión, Cuba, China y Arabia Saudi entre otros, llevan años en la lista de infractores sistemáticos de los derechos humanos.

Una de las historias que explica la “utilidad” y la “amplitud de miras” de la entonces Comisión, fue la elección durante 2004 de Sudan, para un puesto en la Comisión. Un Sudan que, en aquella época, era noticia (no en muchos periódicos españoles, eso sí) por la limpieza étnica practicada por los Yanyauid, milicia árabe bajo las ordenes del gobierno sudanés.

El Consejo, que fue formado pese a la oposición de muchos que no veían más que una limpieza de cara en ese cambio de nombre, ha demostrado ser más de lo mismo. Libia era miembro del Consejo hasta que Gadafi cayó en desgracia ante la ONU. Lugar que ocupó en su momento Irán. Y juro que no me lo invento.

Resulta realmente complicado hablar del Consejo o de su antecesora, sin pensar que se trata de una broma de mal gusto. Las polémicas no han dejado de rodear a un Consejo, que sin ningún disimulo prohibió a la comisión encargada de investigar lo sucedido en el Líbano en 2006 investigar ninguna acción cometida por Hezbollah.

O en el caso de aquel famoso informe, que pocos leyeron y bastantes aplaudieron, hasta que su autor se retractó. Uno se pone a pensar, si Goldstone encontró de repente la profesionalidad que no tuvo mientras redactaba un informe, con el que en su momento no estaba demasiado de acuerdo por la negativa del Consejo de criticar de ninguna forma a Hamas. O cuando negaba taxativamente las alegaciones israelíes en sus conclusiones, tras haber admitido que ni siquiera se habían molestado en investigarlas.

En tiempos de Bush, la orden de la Casa Blanca era sencilla boicotear al Consejo. Con la llegada de Obama, la postura cambió, buscando una posición más conciliadora, su administración colaboró con el Consejo, encontrándose con que no importaba la postura. La obsesión del Consejo con Israel, es un suma y sigue. Al fin y al cabo el 48% del tiempo del Consejo está dedicado a Israel.

No hace falta adivinar para saber en qué ha gastado su tiempo el Consejo, y en qué no se han molestado. ¿Se ha condenado a Sudan por la persecución contra los cristianos, por perseguir a los animistas o a los musulmanes de etnia no-árabe? NO. ¿Se ha condenado al gobierno sirio? NO. ¿Se ha condenado la política represiva de Irán? NO.

No creo que nadie tenga dudas sobre qué país tiene el dudoso honor de estar grabado en la agenda del Consejo. O cuál es el único que además de ostentar el record de condenas del Consejo, es el único que consigue que el Consejo se reúna de Urgencia preocupado por su maldad.

Parece que el único país que provoca el insomnio a los miembros del Consejo es Israel. Y por si alguien lo duda, la última reunión de urgencia no ha sido para preocuparse por la campaña sangrienta elegida por Assad para acabar con la resistencia. Sin importarle que si no se consigue parar la escalada de violencia, Siria podría acabar sumida en una guerra civil.

Poco importa que las noticias oficiales hablen escandalizadas de cosas que llevan pasando en Siria desde hace un año, o que la cifra de muertos lleve estancada en los 8.000 a pesar de que los sirios en el exilio, o los pocos testigos occidentales directos que lograron salir con vida de Homs hace poco, hablen de 200 muertos al día y la presencia de tropas irregulares iraníes.

Por mucho que sea árabe y musulmana la sangre derramada, parece que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU no pierde el sueño por la suerte que pueda correr cualquier país que no sea Israel.

Así que lo único que puedo decir, es sí, ¡ya era hora!

miércoles, 21 de marzo de 2012

Asesinatos en Francia

Todos nos levantamos este lunes, oyendo la noticia de que la escuela Ozar Hatorah en el Sur de Francia, en Toulouse, había sido atacada por un hombre armado acabando con la vida del profesor de la escuela Jonathan Sandler, a sus dos hijos Aryeh de 6 años y Gabriel de 3, y Miriam Monsonego de 8, hija del director del centro; e hiriendo a otras cinco personas, entre ellos un adolescente de 17 años que aún sigue en estado crítico.

Según las investigaciones de la policía francesa, se trataría del mismo hombre que la semana pasada acabó con la vida de tres soldados franceses e hirió de gravedad a un cuarto, en dos ataques separados.

El domingo 11 de marzo, Imad Ibn Ziaten, suboficial del primer regimiento de paracaidistas, de 30 años murió asesinado de un tiro en la cabeza en Toulouse.

El jueves 15 de marzo, en Montauban, tres soldados, Abel Chennouf, Legouad Mohamed y Loic Liber eran tiroteados junto a un centro comercial, muriendo Chennouf y Mohamed y quedando en estado de coma el cabo Liber.

El lunes 19 de marzo el mismo hombre atacó en la entrada de guardería y primaría de la escuela Ozar Hatorah en Toulouse. Disparando contra las personas que llevaban a sus hijos al colegio, y persiguiendo a varios de los alumnos dentro del edificio, disparando indiscriminadamente a todo lo que tenía a su alcance.

La información que se tiene del asesino, es que se trataría de un hombre corpulento, con tatuajes, con algún tipo de preparación militar, montado en una moto de color negro. El hombre podría haber grabado los asesinatos y llevaba puesto el casco durante los ataques.

La hipótesis que cobra más fuerza es que Francia podría estar enfrentándose a un asesino en serie.

jueves, 1 de marzo de 2012

Lo dijo Finkelstein, pero nosotros ya lo sabíamos

El BDS es un movimiento palestino que promueve el Boicot contra Israel, la Desinversión en empresas israelíes o proyectos de cooperación entre estados y Sanciones contra Israel. Norman Finkelstein es miembro de él y hace unos días criticó al movimiento.
Para Finkelstein los objetivos del BDS están claro, acabar con el estado de Israel.
"Me he ganado mi derecho a decir lo que pienso, y yo no voy a tolerar lo que creo que son tonterías, puerilidad, y un montón de posicionamientos de izquierda.

Quiero decir que tenemos que ser honestos, y yo detesto la falsedad. Ellos no quieren a Israel. Piensan que están siendo muy inteligentes, lo que llaman sus tres niveles. Queremos el fin de la ocupación, el derecho al retorno, y queremos la igualdad de derechos para los árabes en Israel. Y piensan que son muy inteligentes porque saben que el resultado de la aplicación de los tres es cuál, ¿cuál es el resultado?

Usted y yo sabemos cual es el resultado. ¡No hay Israel! Y si no desea el mismo entramado, deje de hablar de la ley y deje de intentar ser tan inteligente. Porque sólo eres así de inteligente dentro de tu culto. En el momento que sales de él, tienes que hacer frente a la propaganda israelí. Y ahí ellos tienen donde apoyarse.

(Los pro-israelíes) Dicen: “En realidad, ellos no están hablando de derechos. Están hablando de que quieren destruir a Israel”. Y de hecho creo que tienen razón, creo que es verdad. No voy a mentir. Sin embargo ese discurso con dobleces y disimulos tipo, "¡Oh, somos agnósticos con respecto a Israel!" ¡No, no sois agnósticos! ¡No lo queréis! Así simplemente, ¡decidlo! Pero saben muy bien: Si dice eso, no tienes una suplica, un ruego, que llegue al público en general. Porque ahí es donde está la gente ahora mismo.

Apoyo el BDS. Pero digo que nunca se alcanzará al público en general, a menos que sean explícitos en sus objetivos. Y sus objetivos tienen que incluir el reconocimiento de Israel o esto habrá muerto antes de nacer. Eso no saldrá porque en el momento en el que se haga, Israel comenzará a decir que nosotros no reconocemos sus derechos y de hecho eso es cierto. No podéis replicar a los israelíes sobre eso, porque mantienen una afirmación que es objetivamente cierta. No se trata de una omisión accidental e inconsciente, el hecho que el BDS no hable de Israel. Tú lo sabes y yo lo sé.

No es como si ellos "oh, se nos olvidó mencionarlo." Ellos no lo mencionan porque saben que eso dividiría el movimiento. Porque hay un gran segmento del movimiento que quiere eliminar a Israel.

Habláis del BDS que hace todas esas afirmaciones acerca de sus victorias. Todas sus reivindicaciones. ¿Sabes qué? ¿Puedes utilizar estos diez dedos? Son más que suficientes para contar todas sus victorias. Sobran dedos aquí para contar todas sus victorias. ¡Es un culto! Donde el gurú dice “tenemos todas estas victorias” y todo el mundo asiente con la cabeza y nadie se sienta a hacer la aritmética por su propia cuenta.

Sí, ha tenido algunas victorias sin duda alguna. Sin embargo, la forma en que la gente lo promueve como si fuera evidencia de algo y estuviéramos al borde de una victoria de algún tipo. Es un puro disparate. Es un culto. Y yo personalmente estoy cansado de ello.

No hay Israel. Eso es de lo que realmente se trata. Y te creéis que estáis engañando a alguien. ¿Creéis que sois tan listos, que la gente no puede darse cuenta de eso por sí misma? No entienden la aritmética perfectamente bien. ¿Vas a llegar al público en general, que va a oír a la parte israelí (diciendo) "nos quieren destruir? No, lo vas a conseguir. Y, francamente sabéis que no deberíais. No deberíais hablar a un público en general, ya que es deshonesto. Y yo no confiaría en esa gente, si tuviera que vivir en este estado. Yo no lo haría. Eso es falta de honradez."

Si, si, lo ha dicho Norman Finkelstein

A Letter to BDS Campaigners

Un grandioso artículo en inglés, de Marc Goldberg en Times of Israel que espero traducir en cuanto tenga un poco de tiempo:

Dear Boycott, Divestment and Sanctions campaigners,
While tens of thousands of people are being murdered in Syria by a crazy dictator you have managed to find it within yourselves to pluck up enough courage to attack the only beacon of democracy in a region that has just replaced a bunch of dictators for a bunch more. In the wake of this, your 8th year of meetings and events complaining about Israel I am sure that Palestinians in the West Bank and Gaza Strip will soon be feeling the effects of all the money that you haven’t bothered raising for them and projects that you never established. Instead of doing something that might actually benefit Palestinians you have decided to condemn Israel as an Apartheid state and suggested that it should cease to exist. Your campaign has succeeded only in that you have provided Jews and Israelis everywhere with a renewed sense of purpose in joining together to campaign against the poison that you have been spewing on campuses everywhere.
The differences between Israel and Apartheid South Africa are so blindingly obvious and so easy to find that those of you who actually hold to the comparison are either so lazy and incompetent that you simply haven’t bothered to go to Google and conduct even the most elementary search for information, or you are so filled with hatred for Israel and Jews that you are willing to stoop to outright lies in order to slander the country that I love so dearly.
You talk about Israel and Palestine as if it were a pantomime, with Israel the evil villain and Palestinians the poor victims. You have neither desire nor interest in probing into the causes of the conflict in a way that is befitting the institutions of higher learning which you frequent. When Israel appears on the stage you want to boo, when Palestinians appear you want to cheer. To you Israel’s concerns are as nothing. It doesn’t concern you when Hamas tells you in plain language that they hate all Jews regardless of where they are from. It doesn’t concern you that the Palestinian Authority is led by a man whose PhD thesis denied the Holocaust. It doesn’t even concern you when Hamas are as murderous towards their brothers and sisters in Gaza as they are towards Jews.
Continue by all means with your Israel Apartheid weeks for another 8 years or for another 80. Your failure to see the situation in a nuanced, intelligent light means that you will never be able to make a difference in a place that, ironically, needs all the help it can get, alas helping is not your intention. People go to pantomimes to have some fun and feel better about themselves rather than to learn and certainly not to make the world a better place. While you are having your pantomime ‘debates’ about the future of the Middle East perhaps you should spare a single thought for the millions of people about whom you are speaking and ask yourselves whether the prism through which you view our world has anything to do with reality and then maybe you could try doing something useful.

viernes, 10 de febrero de 2012

El amigo sirio

A Israel le ha salido un amigo en Siria. En realidad varios. ¿No es para alegrarse?

Uno es especialmente bueno: Bashar Al-Assad. ¿Quién no considera que el presidente sirio es un gran aliado de Israel? Repito, quién con dos dedos de frente no considera al presidente sirio Al-Assad el gran aliado de Israel.

Todo el mundo sabe que una guerra a la puerta de tu casa es estupenda, el mejor regalo que te pueden hacer. Y cuando en Israel notaron los intentos de Al-Assad de provocar un conflicto fronterizo azuzando (por un módico precio) a refugiados palestinos para que fueran a morirse a la frontera minada sirio-israelí, la decisión del ejecutivo de Jerushalem fue enviarle flores en agradecimiento por su generosidad a la hora de compartir su violencia. ¡Qué buena vecina es Siria!

Los refugiados palestinos se lo tomaron tan bien como los israelíes y fueron a “celebrarlo” frente a las oficinas del FPLP que reclutó a los jóvenes palestinos muertos. La alegre celebración acabó con muertos, heridos, tiroteos y el cabreo de Hamas.

El asunto de los dos dedos de frente siempre acaba dejando fuera a la blogosfera más conspi-paranoica fan de las tramas enrevesadas, que ve en cualquier Gaddafi un aliado de Israel.

Cualquiera sabe que echar a la población palestina que llevaba años viviendo en Libia, tras la decisión de la OLP de reconocer al estado de Israel, no era más que una forma de ayudar a los israelíes. Cualquiera con las neuronas apagadas, claro. Pero es el mismo tipo de gente que cree que apoyar a la OLP más terrorista, permitiendo que se entrenara en territorio libio para matar a ciudadanos israelíes, es pro-israelí.

Por si no ha quedado claro, para algunos Al-Assad es sionista y agente del Mossad y de la CIA como lo era Gaddafi, o Ben Ali y sobre todo Mubarak. (Viendo el resultado de las elecciones egipcias, hay que agradecer la “inteligencia” desplegada por el presidente Obama a la hora de analizar la primavera árabe en Egipto. ¡Gracias colega! Los islamistas son los mejores vecinos del mundo).

También es verdad que todos hemos escuchado o leído la teoría contraria: Los malvados enemigos de esos “grandes héroes”, “campeones de la democracia, el bien común y la defensa de los derechos humanos”, Gaddafi o Bashar Al-Assad trabajan para Israel.

Las razones que esgrimen esos grupúsculos de gente, mayoritariamente de izquierdas, que defiende al heredero de Hafez Al-Assad de las conjuras del capitalismo imperialista es que Occidente sólo quiere el petróleo sirio y acabar con ese dechado de democracia que es Siria. Lo cual, mirando esa wikipedia prohibida intermitentemente por ley por el gobierno sirio, causa como poco, extrañeza. Al mirar el epígrafe de Economy of Syria o el de Human rights in Syria uno siente que algo no acaba de cuadrar en esas “grandiosas” y “certeras teorías”.

Los derechos humanos en Siria, han empeorado gradualmente desde la llegada al poder de Bashar Al-Assad. Eso sin contar la “delicada” reacción del gobierno sirio, a las manifestaciones pidiendo más democracia. Reacción que ha provocado según datos de la ONU más de 5000 muertos, más de 8000 según fuentes sirias opositoras.

En lo que se refiere al tema petrolífero, los expertos creen que en una década Siria tendrá que importar petróleo, debido a la sobreexplotación y el aumento del consumo.

Con esos datos en mente está claro que es necesario invadir Siria para quedarnos con su petróleo, no sólo necesario, si no la mar de rentable. Aunque no me ha quedado claro, ¿quiénes son los aliados de Israel? ¿Bashar Al-Assad? ¿los soldados en su mayoría sunies que han desertado del ejército sirio? ¿la oposición siria? ¿los ciudadanos sirios que antes salían a la calle pidiendo más derechos y que se deroguen las leyes restrictivas que el gobierno sirio se ha sacado de la manga? ¿Las ONG’s humanitarias que han descubierto de repente lo que el régimen sirio, lleva haciendo desde hace meses? ¿La Hamas que un día anuncia que se retira de Siria y una semana después dice que se queda?

A mi es que no me queda claro, la verdad. Sólo me ha quedado claro que la cautela diplomática a la hora de acusar a un gobierno de cometer crímenes contra la humanidad en algunos casos lleva meses, en otros años, y en otros casi segundos. No creo que haga falta poner ejemplos, ¿verdad?

miércoles, 7 de diciembre de 2011

¿Cuánta responsabilidad tiene la prensa Occidental, de lo que pasa en Oriente Medio?

Hace unos años, leí un reportaje de un periodista, que se atrevía a lanzar un mea culpa preguntándose si el modo de informar que tiene la prensa Occidental, no era la que creaba las noticias y en gran parte el conflicto.

Lamento profundamente no tener acceso al artículo, del que recuerdo varios detalles, pero por desgracia no a su autor.

El autor comentaba como una tarde, había observado como un grupo de adolescentes palestinos, al darse cuenta de que había un grupo de periodistas cerca de un puesto de control israelí, intentaban provocar un conflicto, para salir en la foto de portada o en las páginas interiores de un periódico occidental. Se percató como los adolescentes tenían en cuenta siempre, donde se encontraban las cámaras y que se volvieron cada vez más violentos y audaces al saber, que habían captado la atención de los periodistas.

Aquello acabó como cualquiera puede imaginar, los adolescentes no pensaban dejar de lanzar piedras mientras hubiera periodistas dispuestos a sacarles fotos o grabarles en vídeo, así que al final los adolescentes fueron detenidos.

En un epilogo épico, el veterano periodista, explicaba como un joven oficial israelí de poco más de veinte años, les echaba el rapapolvo por envalentonar a un grupo de adolescentes palestinos que iban a acabar en prisión por culpa de los periodistas y su deseo de “retratar la verdad”.

El periodista, un corresponsal veterano, entonaba un mea culpa y aceptaba su responsabilidad, al provocar, incitar y jalear a un grupo de adolescentes para que atacaran un puesto de control israelí. Sospechaba, más que razonablemente, que sin la presencia de las cámaras los jóvenes palestinos esa noche habrían dormido en sus casas.

Hace unos meses, un video mostraba como un israelí intentaba evitar que su coche, en el que iba su hijo, acabara apedreado por unos adolescentes palestinos, acababa “atropellando” a un adolescente que se lanzó directamente contra el coche.

Aquel video tuvo su polémica por varias razones. El conductor israelí resultó ser un político de la derecha israelí. Ser político de derechas e israelí, te convierte directamente en un asesino de masas, y da igual si iba con su hijo en el coche (detalle que muchos medios omitieron), el coche que los “simpáticos adolescentes” intentaban apedrear.

Unas horas más tarde de la aparición del video, algunos medios de comunicación israelíes, denunciaron que la prensa extranjera había sido “llamada al lugar” y que se había representado la noticia para ellos.

Varios detalles del video, hicieron que no se difundiera demasiado. Había niños tirando piedras contra un coche en marcha que bajaba una cuesta bastante empinada.

Por muy mal que a uno le caigan los israelíes, cualquiera que conduzca un coche sabe lo difícil que es conducir cuesta abajo, y puede imaginar la dificultad de que te estén tirando piedras.

La sospechosa presencia de los medios extranjeros, y los niños lanzándose contra el coche, en vez de intentar esquivarlo, hicieron dudar a convencidos pro-palestinos de la intención de los creadores de ese vídeo.

Aunque no hay de que preocuparse, hasta con sospechosos vídeos de niños tirando piedras en cuestas empinadas contra coches que bajan la cuesta, siempre habrá quien defienda el “sanguinario espíritu israelí”, que hace que un malvado conductor “atropelle” a un pobre adolescente palestino, que lo único que hizo para ser atropellado fue lanzarse contra el coche, tras perseguirlo y lanzarle piedras.

Recuerdo, soy viejo y tengo bastante buena memoria, una foto que puede que tenga veinte años, puede que fuera de la primera intifada, en la que se puede ver a un chico palestino preparándose para tirar una piedra contra un tanque israelí. Y como fondo, un montón de periodistas extranjeros tomando la foto.

Después de veinte años, las cosas no han cambiado tanto. Pallywood sigue funcionando, y la prensa occidental sigue creando noticias y conflictos sin venir a cuento, sin tener en cuenta que la prensa no debe crear noticias, debe contarlas y con objetividad.

Lo de la objetividad me recuerda otro de esos momentos gloriosos de la prensa (en este caso española). Durante la segunda intifada y una de las operaciones lanzadas por el ejército israelí para acabar con los grupos terroristas, un grupo de periodistas extranjero entró en zona de guerra, y se cruzaron con un comando israelí, que buscaba francotiradores, que les ordenó que se fueran.

El relato lloroso de los corresponsales era tan quejumbroso, que estuve a punto de llamar compungido a la cadena para la que trabajaban y ofrecerme a pagarles una tila, tratamiento psicológico por el shock sufrido o un par de ansiolíticos.

La parte más quejumbrosa e impactante del vídeo era como explicaban el miedo que habían pasado, al sentir como los soldados israelíes les apuntaban con sus armas. Momento en el que yo me quedé mirando atentamente la televisión y me pregunté secretamente: “¿Este corresponsal, de verdad, ha hecho la mili?”. Y me preguntaba, entonces, como me pregunto ahora. ¿Cómo se puede apuntar a alguien con un arma, si apoyas el antebrazo en él, y la mira apunta directamente al suelo? Quizás estaban preocupados por sus zapatos, serían de marca…

Uno puede entender el miedo que entra, al entrar en una zona de combate, cuando te dicen que hay francotiradores en la zona, sobre todo al pensar que te puede pillar un fuego cruzado y no lo cuentas. Pero todo tiene su límite.

Aún así, me sorprende la capacidad de fabulación de los periodistas, porque antes al menos no se grababan a sí mismos haciendo el gilipollas, (en muchos casos) y no dejaban constancia en vídeo de sus hazañas.

Acabé pensando tanto entonces, como ahora, que los periodistas creen que si los palestinos no les crean una historia, o el video no acompaña a su descripción, ¡no importa! Tampoco importa, si mienten sobre el material que no emiten. Pueden inventar, porque siempre habrá alguien dispuesto a creerles. Porque para eso sacaron la carrera de periodismo. Para hacer literatura, que la realidad está sobrevalorada.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Y con esta van...

Las noticias vuelan y como no, un grupo de nuestros "abiertos de mente", "tolerantes" y "anti-dogmaticos" estudiantes de Vigo, han vuelto a dar muestra de uno de los grandes problemas de la Universidad Española. Esta se ha convertido en el cortijo del pensamiento único dictado por una izquierda intolerante, en muchos casos extrema, que habla de tolerancia, de educación, de cultura y que propugna con sus acciones una y otra vez el pensamiento único.

Lo ocurrido hace unos días en Vigo, no es un caso aislado. Las victimas del pensamiento único son aquellas que han osado disentir de lo considerado politicamente correcto. De actitudes como "Israel genocida" o "Que vienen los fachas" o "Que vienen los rojos" hemos llegado a un punto en el que el débate se hace imposible, porque la policia del pensamiento decide quién puede hablar y quién no puede. Lo cual nos hace recordar, al menos a mí, aquel exabrupto del entonces ministro* de Exteriores Moratinos cuando se le echó en cara la actitud completamente anti-israelí y soterradamente antisemita que estaba teniendo el gobierno de Zapatero: ¡No te permito...!

Esa lección ha quedado grabada a fuego en la mente de mucha gente, que cree que la Libertad de Expresión, les da permiso para difamar, insultar y amenazar de muerte a todos aquellos que no comparten su forma de pensar o sus modos. Y así están las cosas.

Parafraseando al inclito Moratinos, yo no permito que una panda de gilipollas se crean con el derecho de callar a todo aquel que disienta, a todo aquel que no piensa como ellos.

Tampoco permito que esos mismos gilipollas se crean con el derecho de amenazar de muerte, de difamar, de hacer pintadas, de romper cristales, de vandalizar edificios y de agredir a los demás, escudandose en una falsa moral y una dignidad moral que jamás han tenido y desde luego nunca van a tener.

¡No toleramos vuestra intolerancia! Enteraos de una vez.

*no se merece una mayuscula

MI AGRADECIMIENTO A LOS VIOLENTOS

Esta semana he viajado a Galicia para dar una serie de conferencias en universidades, en un colegio mayor y para los miembros de la Asociación Gallega de Amistad con Israel (AGAI). Este tipo de viajes y conferencias es parte integral de mi agenda de trabajo. Desde mi llegada a España impartido más de 50 en distintos foros, con distintos públicos y siempre han transcurrido con normalidad y han generado un diálogo muy interesante entre la Embajada y distintos grupos de la sociedad española.

Sin embargo, eso no es lo que ha sucedido en la Universidad de Vigo. La Facultad de Económicas de esta Universidad me invitó a hablar sobre las Relaciones entre España e Israel en el marco del 25 aniversario de su establecimiento pero, al llegar a la sala destinada a tal efecto, me estaba esperando, además del grupo de alumnos y profesores para escucharme, otro de unos 15 manifestantes ruidosos y violentos con pancartas y una bandera palestina (*). Debido a la actitud agresiva de estos últimos y al constatar que estaba en peligro la integridad de aquellos que habían venido a escuchar, tomamos la decisión de suspender el acto.

En relación a este hecho, quiero decir tres cosas:

  1. Creo que este tipo de violencia en la Universidad y las consecuencias que se derivan hacen que este sea un día triste para la democracia, para la libertad de expresión y para la propia Universidad. ¿En qué queda la Universidad si no es un espacio dedicado al debate, a la libertad de ideas y a la libertad de expresión?

  1. Agradezco mucho la actitud de la Facultad de Económicas por invitarme a su casa y por intentar llevar a cabo el acto a pesar de las presiones previas y las amenazas violentas pero, especialmente le agradezco al decano su sensibilidad cuando me expresó su avergonzamiento por los acontecimientos acaecidos en su facultad.

  1. También estoy agradecido al propio grupo de los violentos, ya que convirtieron la visita del Portavoz de la Embajada de Israel a Galicia en un acontecimiento mediático. En lugar de hablar con unos pocos alumnos y profesores de una Facultad de Vigo, he sido entrevistado por 9 medios de comunicación gallegos; entrevistas que, si bien empezaron con una condena a los violentos, luego constituyeron 9 oportunidades de presentar ampliamente a todo el público gallego el punto de vista israelí en muchos y diversos temas. Pero, además de trasladarles mi agradecimiento, quiero prevenirles de que es posible que mañana les acusen de ser agentes del Mossad debido a la gran contribución que han realizado al trabajo de la Embajada de Israel. Si se da el caso, debo decirles que yo no estaré allí para defenderles y desmentir tales acusaciones.


Llegados a este punto, quiero terminar contándoos que ayer estuve recordando uno de los poemas de Martin Niemöller y parafraseándole diría que hoy se ha limitado mi libertad de expresión por ser israelí, ¿a quién le tocará mañana?




Lior Haiat
Portavoz de la Embajada de Israel


(*) Si su intención al enarbolar la bandera palestina es ofenderme, nada más lejos puesto que tanto yo como el Estado de Israel apoyamos la creación de un estado cuya bandera será esa.

Pd: Me niego a compartir el sueldo!!!

miércoles, 19 de octubre de 2011

Guilad está en casa

¡Guilad ha vuelto a casa!
No tengo mucho más que decir.

domingo, 18 de septiembre de 2011

El Islam estrecha el cerco sobre Israel

por Benny Morris

"Israel existirá hasta que el Islam lo destruya, al igual que destruyó a otros antes que él [una referencia a los reinos cruzados medievales]", afirma la Carta de Hamas de 1988 - o la constitución de los fundamentalistas musulmanes -, la organización que gobierna la Franja de Gaza y es posible que obtenga el apoyo de la mayoría de los palestinos.

Y sin duda, durante las últimas dos semanas el Islam ha estrechado el cerco sobre el Estado judío, despidiendo a los embajadores de Israel en los dos principales estados de Oriente Medio con los que mantenía buenas relaciones, Turquía y Egipto. Por supuesto, las circunstancias de cada caso fueron diferentes (la historia tiene esa capacidad de darnos una variedad infinita). En Ankara, el gobierno expulsó al embajador a causa de la negativa de Israel a pedir disculpas por hacer efectivo su bloqueo de la Franja de Gaza, desde donde, durante la última década, han sido disparados miles de cohetes y misiles contra ciudades y pueblos del sur de Israel. En El Cairo, fue la multitud, desatada por la llamada "primavera árabe" y sin un freno por parte del gobierno militar interino del país, la que invadió y destruyó la Embajada de Israel, obligando a los diplomáticos de Israel y a sus familias a huir para salvar sus vidas.

Pero en ambos casos fue el Islam, que ha eliminado progresivamente el secularismo y derribado a los gobiernos más pragmáticos y prudentes en la región, quién provocó la salida de los diplomáticos de sus cargos, prefigurando lo que el Islam, según la visión de Hamas, desea hacer y hará con el propio Israel, esa última presencia “extranjera”, y manifestación del “Otro”, en "su" Oriente Medio.

Durante meses, cautivados por el espectáculo de la caída de los dictadores y por una serie de jóvenes y competentes portavoces que utilizando el inglés confesaban su anhelo de democracia, los occidentales se hicieron la ilusión de que los levantamientos populares que sacudían al mundo árabe presagiaban un nuevo resurgimiento de la libertad. Y en el lapso de un siglo o dos, ¿quién sabe?, tal vez una auténtica democracia se desarrollaría en El Cairo, Sana y Damasco (aunque yo no apostaría por ello). Pero a corto y medio plazo, o sea, en el transcurso de nuestras vidas, lo que parece evidente es que ese tumulto es una muestra de la ruina de un supuesto gobierno responsable y del reinado del caos en las calles de El Cairo ese viernes por la noche, cuando las turbas, además de destruir la embajada de Israel, saquearon el Ministerio del Interior, estaciones de policía y una variedad de edificios, en una oleada que posiblemente anticipe la toma final del poder por el islamismo radical. Y al final del túnel, muy posiblemente, una reanudación de la guerra contra Israel.

Después de lo sucedido ese viernes por la noche, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu prometió que, a pesar del ataque de su misión diplomática, Israel defendería la paz con Egipto (pocos días antes dijo algo similar, limpiándose la saliva de la cara, por tratar de mantener relaciones cordiales con Ankara).

Pero los deseos de Israel pudieran ser insuficientes. Durante décadas, los islamistas de Egipto, representados principalmente por los Hermanos Musulmanes (la organización matriz de los palestinos de Hamas), y también los salafistas más extremistas (de los que surgió Ayman al-Zawahiri, el sucesor de Bin Laden en la jefatura de al-Qaeda), han predicado la necesidad de la destrucción de Israel y la anulación del Tratado de Paz entre Israel-Egipto de 1979, además del desarraigo de toda influencia y valores occidentales de las tierras del Islam (véase las diatribas antisemitas y anti-occidentales de Said Qutb, el ideólogo de la Hermandad).

La paz entre Egipto e Israel no ha dejado de deshacerse estos últimos meses. El mes pasado hubo el ataque terrorista por parte de hombres armados islámicos, egipcios y palestinos, desde el Sinaí egipcio y contra el tráfico a lo largo de una carretera al norte de Eilat, acto que los medios de comunicación egipcios (como casi siempre falsamente) se limitaron a describir posteriormente como una violación israelí del tratado de paz al invadir estos el suelo egipcio y matar por error a unos soldados egipcios. Durante la semana, el protagonista fue el débil y vacilante régimen egipcio (su jefe, el general Tantawi, durante los sucesos del viernes, simplemente se negó a recibir llamadas de los líderes de Israel y Estados Unidos), inclinándose ante la ira de la "calle árabe" y dejando que la turba persiguiera su objetivo (aunque en el último minuto, bajo la presión del presidente Obama, los militares finalmente enviaron a comandos y rescataron a los seis guardias israelíes de los locales de la embajada asediada).

El embajador de Israel aún puede volver a El Cairo y la embajada aún podría reanudar las operaciones normales después de todo. Washington va a ejercer presión, y el ejército egipcio depende de las subvenciones estadounidenses y de sus piezas de repuesto. Pero en unos meses, "el ejército se echará a un lado”, y la población egipcia, educada en las rodillas del Islam y desde 1948 en un incesante odio a Israel, irá a las urnas y elegirá a un gobierno civil. El resultado más probable será la instalación de un gobierno islamista o, al menos, un gobierno de coalición con un importante componente islamista. Entonces, el tratado de paz con Israel sufrirá una muerte lenta o brusca, y mi conjetura es que gran parte de la clase media secular de Egipto tendrá que partir a las colinas (es decir, tratará de emigrar a América del Norte y Europa). Sin embargo, Israel no puede emigrar, y no tendrá más remedio que prepararse y fortalecer su frontera con Egipto antes pacífica.

Desgraciadamente, los acontecimientos en Egipto forman parte de un patrón más amplio, uno de esos episodios que alimentan y anticipan los siguientes. En gran medida, esto se puso en marcha en 1979 con la victoria de la revolución islamista en Teherán (irónicamente, el año en que Israel y Egipto firmaron el tratado de paz). Desde entonces, la mayor parte de la furia anti-Israel y las operaciones que se han organizado en la región en su contra, han sido estimuladas en una forma u otra por Teherán.

En la plaza Tahrir, en la manifestación de masas del viernes - esa que terminó con la "conquista" de las oficinas de la Embajada de Israel -, una de las pancartas decía: "Turquía, un modelo de virilidad". La referencia hacia alusión a la iniciativa diplomática de Ankara durante la semana anterior: el deterioro de las relaciones con Israel hasta el nivel de los segundos secretarios de embajada (de hecho, la expulsión del embajador de Israel) y la suspensión de todos los contratos de defensa entre los dos países.

Los turcos presentaron su decisión como resultado de la negativa de Israel a pedir disculpas por el asalto armado el año pasado a la flotilla turca que se dirigía a romper el bloqueo de la Franja de Gaza. De hecho, la disolución gradual de los lazos de Turquía con Israel ya se preveía como uno de los objetivos del Partido del Desarrollo y de la Justicia (AKP) de Recep Erdogan cuando alcanzó el poder en 2002. Pero los turcos jugaron esa partida cuidadosa y lentamente, para no irritar a Washington y a la UE. Ahora que Erdogan ha intimidado a su oposición interna y a los altos mandos del ejército turco, estabilizando la posición internacional de Turquía (al tomar la medida a la política de Obama con respecto al mundo musulmán), los islamistas de Ankara han permitido que sus profundos sentimientos antiisraelíes se expresen abiertamente. La semana pasada, Erdogan amenazó con enviar buques de guerra turcos para acompañar a una nueva flotilla que tratara de romper el bloqueo de Gaza.

Una ruptura completa de las relaciones turco-israelíes y egipcio-israelíes es sólo una cuestión de tiempo. Estos procesos también pueden desencadenarse en las próximas semanas ante la "posible declaración unilateral de independencia de Palestina y la violencia con la que inevitablemente vendrá acompañada”. Y lo más probable es que estos hechos no se limitarán a Palestina, Egipto y Turquía: el empuje, el peso del Islam y de la "calle árabe” probablemente conducirán a mayores sanciones contra Israel en el Oriente Medio.

robado de Safed-Tzfat

La escuela israelí de pensamiento político “deuteronomísta”

por Seth J. Frantzman

"A causa de la alianza estratégica entre Egipto, Jordania, Turquía y otros países, Israel, para sobrevivir, tendrá que proponer políticas y soluciones reales para el conflicto con los palestinos". Eso decía el principal editorial del Haaretz del 12 de septiembre. De acuerdo con este punto de vista, los que toman las decisiones en la Knesset son los responsables de todo lo que ocurre en el Oriente Medio.

Hamas dispara cohetes contra Israel y estos comentaristas escriben que eso sólo es una respuesta natural a la "ocupación" de Gaza por parte de Israel. El gobierno de Turquía ayuda a una ONG en la preparación de una gran flotilla con el objetivo de romper el bloqueo naval de Israel sobre la Franja de Gaza, y luego, cuando la flotilla se convierte en un fiasco, exige una disculpa israelí. De común acuerdo se crea una comisión internacional sobre el fiasco de la flotilla y cuando su informe se hace público, Turquía no se siente respaldada y expulsa al embajador de Israel.

Al igual que en la película “Atrapado en el tiempo”, donde el héroe vivía el mismo día (de la marmota) una y otra vez y trataba de perfeccionar sus opciones para conseguir a la mujer que amaba, solamente si Israel hace una y otra vez las elecciones correctas obtendrá el resultado perfecto. El problema con este punto de vista es que pretende que el cambio en la política turca hacia Israel no se debió a la agenda política del partido gobernante en Turquía, sino más bien a Israel. Así pues, no hubo una elección en Turquía de un partido político islamista de un carácter más bien hostil hacia Israel, y Recep Erdogan (su líder) y su compañero Ahmet Davetoglu (su ministro de Exteriores), no tienen una mente y unos objetivos propios: sus acciones están determinadas únicamente por Israel.

Roger Cohen, en el New York Times, escribe que "[Israel] encerrado en su mentalidad de asedio, dirigido por las riendas de Lieberman y sus secuaces - incapaces de comprender el cambio producido en el Oriente Medio impulsado por la demanda árabe de dignidad y libertad -, se mostró inflexible ampliando los asentamientos y haciendo caso omiso de la insistencia de los EEUU de que se disculpara, y el resultado es que Israel está perdiendo a uno de sus mejores amigos en el mundo musulmán, Turquía". El argumento es evidente: no estamos aquí antes los diversos intereses y objetivos de dos adultos, sólo está Israel, ese "adulto" que se equivoca, y los niños que lo rodean. Sólo Israel puede decidir su destino. Una especie de lado oscuro de los Protocolos de los Sabios de Sión, uno que apunta a la exclusiva influencia de los judíos en el desarrollo de la historia.

El libro del Deuteronomio atribuye todos los fracasos y las tragedias de Israel al sustrato rebelde y pecador de su gente, la cual a menudo se aleja de la adecuada trayectoria. Pero hoy en día nuestros "deuteronomistas" no son religiosos. Están representados por intelectuales laicos, periodistas, académicos y comentaristas de la televisión.

Según esta “escuela de pensamiento” israelí, Israel cometió un error al hacer la paz con el dictador egipcio Anwar Sadat. Debía haber tomado partido por el pueblo egipcio, ese que quería y quiere dignidad y libertad. Por supuesto, el pueblo egipcio odiaba a Sadat por firmar la paz con Israel, y de hecho algunos de ellos lo mataron por ello, pero eso, obviamente, no importa para su razonamiento. Es más, según la teoría de esta escuela, el pueblo egipcio comenzó a odiar a Israel porque Israel apoyaba a Hosni Mubarak, y el arrebato de ira contra Israel después de la caída de Mubarak no tiene nada que ver con el hecho de que el pueblo egipcio mantuviera simplemente, y desde hace bastante tiempo, una línea hostil con respecto a Israel. No, la hostilidad siempre es el resultado de las acciones de Israel. Ahora, por ejemplo, los disturbios ante la embajada de Israel tienen como origen los soldados egipcios muertos por error durante una represalia israelí tras el ataque terrorista cerca de Eilat (y en el que participaron egipcios). Pero, oh sorpresa, la invasión de la embajada también fue debida a que Israel no ha proporcionado soluciones a la cuestión palestina (y nuevamente más razonamiento solipsista).

Así podemos aprender del editorial del Haaretz mencionado anteriormente que "Israel ha puesto a prueba su alianza estratégica con Egipto" y que es "hora de que Israel apague el fuego". La idea sorprendente de que Israel es responsable de la destrucción de su propia embajada, ya que ha puesto a "prueba" a Egipto y debe, por lo tanto, "apagar el fuego", opinión que se deriva de una tenue, incluso me atrevo a decir racista, visión de Egipto. Egipto es una nación soberana, sus líderes son adultos, sus habitantes son adultos, sus alborotadores son adultos, y sus líderes y habitantes toman sus propias decisiones.

Israel no puede, mediante una varita mágica, cambiar la mentalidad de la gente o reparar ella sola sus alianzas. No puede apagar incendios ajenos si sus propios coches de bomberos no pueden ir hasta allí.

Estos “deuteronomistas modernos” deben reconocer que Israel no juega al fútbol consigo mismo, por lo que no puede controlar la pelota todo el tiempo. Reacciona, ataca, pide disculpas, apacigua, Israel hace lo que puede, pero sólo puede controlar como máximo el 50% de la relación.

Israel no puede obligar a la gente a que sean sus amigos, por lo que el hecho de que algunos no sean amigables no es una indicación de que ellos se sienten alienados a la fuerza.


Anexo:

Catherine Glick, en el JPost, esboza en su artículo “Lecciones del asalto a la embajada israelí” una sugerente reflexión:
El comportamiento de la multitud en Egipto y de la junta militar por igual, ha representado una llamada de atención para dos importantes grupos. Hasta la semana pasada, tanto la izquierda israelí como el establishment de la política exterior de EEUU creían que la situación en Egipto no era significativamente peor de lo que lo había sido bajo el depuesto presidente Hosni
Mubarak.

De hecho, la mayoría de los israelíes se despertaron de esta impresión al comprobar hace tres semanas como la frontera de Israel con Egipto ya no era frontera pacificada. Después de que la célula terrorista egipcio-palestino se infiltrara en Israel desde el Sinaí el pasado 18 de agosto y masacrara a ocho israelíes en la carretera a Eilat, la mayoría de los israelíes sintieron que las relaciones con Egipto se habían roto.

Sin embargo, hasta el pasado fin de semana, la izquierda de Israel insistía en que había una distinción entre la ausencia de ley en el Sinaí y la situación más ordenada en El Cairo. Argumentaban que todo lo que se necesitaba era calmar la situación en el Sinaí para dejar que la junta militar impusiera allí su autoridad como en el resto de Egipto. Por lo tanto, la izquierda sostiene que va en el interés de Israel modificar el tratado de paz y permitir que los militares egipcios remilitarizacen el Sinaí. Desde este fin de semana, y tras el asalto a la embajada, esos llamamientos se han convertido en los grandes ausentes del discurso público.

Después de que el ejército egipcio permitiera a la multitud hacerse cargo de la embajada, la fe residual de la izquierda en la moderación y el compromiso con la paz con Israel de la Junta Militar egipcia se ha evaporado rápidamente.

En cuanto a los estadounidenses, y a diferencia de Israel – el control de la política exterior norteamericana está en otro lado del espectro político, en los demócratas y liberales -, se apoyó a la multitud que en la plaza Tahrir pedía derrocar a Mubarak. Los estadounidenses elogiaron la desaparición de Mubarak como un triunfo de las fuerzas democráticas y liberales en el mundo árabe. Pero en las postrimerías del asalto a la embajada, diversas voces de todo el espectro político de los EEUU están pidiendo una reevaluación de las relaciones EEUU- Egipto.

Por su parte, la voluntad de Obama de intervenir en favor de los guardias de seguridad sitiados en la embajada, probablemente no estaba divorciada de su evaluación de las probables consecuencias políticas que podían producirse a partir de la masacre de los guardias de seguridad israelíes por la multitud egipcia. En tal caso, el público estadounidense inmediatamente podría equiparar el apoyo de Obama a esa "revolucionaria y democrática” multitud en contra del gobernante aliado de EEUU durante muchos años (Mubarak), con el anterior apoyo de su predecesor Jimmy Carter a la "revolucionaria y democrática” multitud iraní que derribó al Sha, también un constante aliado, en 1979. El hecho de que Obama reconozca la importancia política que tiene la evolución de las señales que nos llegan de Egipto, induce a pensar que él también podría estar dispuesto a reconsiderar una política diferente hacia Egipto en los próximos meses.


robado de Safed Tzfat

Por fortuna, existe Israel… (para poder echarle la culpa)

por Gil Mihaely – Causeur

Si la revolución egipcia – y la Primavera árabe en general – eran imprevisibles, los episodios posteriores se han revelado más bien decepcionantes (en tanto que resultaban previsibles): la caída del tirano no habría producido cambios milagrosos, y la euforia de la victoria ha dejado su lugar a la frustración y al desencanto, mientras la “unidad revolucionaria” volaba en pedazos, dejando aparecer notables divergencias sobre la estrategia a seguir durante la era post-Mubarak. Pero que el concienciado e ilusionado personal occidental se tranquilice, la unión sagrada se ha vuelto a reafirmar para designar al chivo expiatorio responsable de todas las plagas de Egipto: Israel.

Hace seis mesas apenas, los comentaristas más optimistas señalaban que los “judíos”, los “sionistas” e Israel habían desaparecido de las pantallas-radar de los manifestantes de la plaza Al-Tahrir, Esa era la prueba, afirmaban los entusiastas, a la que vez que se apresuraban a denunciar a todos esos que habían osado expresar sus dudas e inquietudes, de que el antisionismo, inclusive el antisemitismo imputado a las sociedades árabes, se revelaba como un mero cliché islamofobo, propio más bien de una caricatura occidental etnocentrista. Ahora que los fantasmas de febrero se han evaporado en el calor agobiante del verano egipcio, las buenas y viejas costumbres están de regreso. Se descubre así que el odio a Israel permanece, a pesar de los tres decenios de paz, como el único denominador común capaz de movilizar a los egipcios más allá de las rivalidades políticas y religiosas.

El atentado perpetrado el 18 de agosto en la frontera israelo-egipcia, en las proximidades de la estación balnearia israelí de Eilat, sobre el Mar Rojo, y las represalias israelíes posteriores que le han seguido han despertado esa triste pasión que mina el mundo árabe, al menos tanto seguramente como la pobreza, la corrupción y la dictadura. La muerte de seis militares y policías egipcios – quizás caídos bajo las balas de los terroristas – ha sido imputada inmediatamente al ejército israelí, rivalizando la opinión y los medias egipcias en su denuncia del “enemigo sionista” culpable de “violar la soberanía egipcia” y de haber hecho “correr sangre egipcia”.

Los hechos, evidentemente, no tienen mucho que ver con esta propaganda. Los terroristas, de los cuales se sabe que algunos eran egipcios, han entrado en territorio israelí a plena luz del día, a unos 200 metros de un puesto fronterizo del ejército egipcio, y han ametrallado los vehículos de civiles israelíes que atravesaban una carretera cercana causando siete muertos, todo ello antes de replegarse hacia territorio egipcio, detrás de una posición militar. Desde allá, han incluso replicado a los soldados del Tsahal que les perseguían, matando a uno de ellos, antes de caer finalmente abatidos. Además de comprobar que las organizaciones islamistas sitas en Gaza eran los organizadores y mandatarios del atentado, los responsables israelíes no han podido dejar de observar como El Cairo ya no controla el Sinaí, convertido desde el cambio de régimen en Egipto en un vivero de radicales islamistas y una base de retaguardia del terrorismo palestino. El amor propio egipcio ha sido pues la última víctima del comando terrorista.

Es así como la "calle egipcia" ha reencontrado brevemente los colores de otra primavera, la de 1967, cuando las masas alborozadas aclamaban la aventura suicida de un Nasser que prometía “lanzar a los judíos al mar”. Como gran diferencia, hace cuatro decenios se podía tranquilizar a los bienpensantes denunciando que había sido un demagogo quién habría manipulado a unas masas ignorantes. Hoy en día, son las propias masas las protagonistas: el odio a Israel es un elemento fundamental del consenso democrático egipcio.

De golpe, el Panteón revolucionario de la "Primavera árabe” no tiene las mismas hechuras que en Enero y Febrero. Los héroes del pueblo – en todo caso según la versión difundida por los medias occidentales – eran entonces Wahil Hanim, el celebre empleado de Google y sus amigos ciber-revolucionarios y bilingües. Hoy en día, el “movimiento del 6 de abril” demanda la expulsión del embajador israelí y el nuevo rostro de la revolución es Ahmad Al-Shahat, un joven parado apodado “Flagman” por haber reemplazado la bandera israelí de la embajada por una egipcia, mucho más correcta desde el punto de vista islámico.

Visionado su éxito millones de veces, su logro ha sido visiblemente apreciado al más alto nivel: su acto heroico le ha valido al joven trepador un alojamiento, un trabajo y una medalla: al menos hay un egipcio que puede decir que debe su prosperidad a los “judíos”. Esperando más acontecimientos, uno puede interrogarse sobre el papel de los generales egipcios. El mariscal Tantawi, jefe del Consejo Supremo del Ejército egipcio, y jefe de Estado de facto, creía que sacrificando a Moubarak y a su familia podía controlar la orientación estratégica del país, algo que el asombroso “Flagman” acaba de echar abajo.

El historiador griego Polibio pensaba que la democracia de las masas degeneraba necesariamente en “oclocracia”, es decir, el gobierno de las masas y el peor régimen posible. La evolución actual en Egipto nos enseña que se puede llegar a esa pesadilla sin pasar ni siquiera por la “democracia”.

robado de Safed-Tzfat