¿De qué va esto?

Esto es un blog pro-Israeli.

Lo creamos hace ya casi cinco años, en los albores de la operación Litani, tras el secuestro de Ehud y Eldad. Cuando Gilad llevaba más de un mes en manos de Hamas.

Han pasado casi cinco años. Gilad sigue en manos de Hamas, Ehud y Eldad volvieron a Israel. Muertos. Muchas cosas han pasado, pero poco ha cambiado. Una tregua, Sderot bajo el fuego de los qassam, atentados, una operación contra Hamas, la reconciliación entre Fatah y Hamas, informes sesgados, la ONU, secuestros en Gaza, flotillas pseudo-pacifistas…

Lo que nos hizo abrir este blog en ese momento, fue notar que no recibíamos información sobre lo que pasaba en Israel. Empezamos a traducir noticias, a escribir crónicas basándonos en la información que recogíamos de fuentes de todo el mundo.

Después la calma, después otras luchas en otros lugares. Nos volvimos más críticos, más pesimistas.

Pero seguimos aquí, y pensamos, que pese a quien pese, Israel seguirá existiendo. Y seguiremos peleando, para que eso sea así.

jueves, 26 de febrero de 2009

El odio me está convirtiendo en un judío - Nick Cohen - The Jewish Chronicle

Cuanto más consiente la izquierda británica el antisemitismo, más kosher me siento.

Mi nombre es Nick Cohen, y pienso que me estoy convirtiendo en un judío. A pesar de llamarme "Cohen", nunca antes he sido judío. Y no se debe simplemente a que sea ateo. Mis amigos judíos me dicen que es difícil encontrar un judío ilustrado en Londres que no sea ateo, pero la cuestión es que no tengo ninguna relación con la cultura judía.

El lado judío de mi familia es el paterno (lo que no es una ayuda, según tengo entendido). Mis bisabuelos huyeron del Imperio zarista en el momento de los pogromos, pero su hijo, mi abuelo, se sublevaron. Él se convirtió en comunista y se casó fuera de la fe. Mi padre me ha educado sin relación con el judaísmo e, inevitablemente, así son las cosas.

Mi único interés en lo que concernía a los judíos era ser un oponente de izquierdas de la extrema derecha y de la sangre empapada de supersticiones antisemitas que convirtieron a Europa en un cementerio. Cuando era joven, tales actitudes parecen poco problemáticas. Usted no tiene que ser judío para oponerse al fascismo, todo el mundo lo sabía, independientemente de su color o creencia.

Hoy, las viejas certezas se han fugado porque hay dos movimientos de extrema derecha: los partidos neonazis "supremacistas blancos", a los que todavía se opone la izquierda, y la oficina de fascistas del Islam radical, a quienes, excepcionalmente, socorre y complace la izquierda actual. No estoy sólo hablando de Ken Livingstone, George Galloway y sus espantosos cómplices entre los intelectuales. Incluso la gran sociedad liberal es casi cómplice. No aplaude a la extrema derecha islamista, pero no la condena. Desde los medios de comunicación, a través de la prensa liberal, de la Función Pública, de la Policía Metropolitana, de los obispos y del poder judicial, al antisemitismo ya no se le considera como una deformación mental. Mientras que las teorías de la conspiración anti-ilustradas llegan de manos de ideólogos bastante más oscuros que su piel blanca, los supuestamente liberales, hombres y mujeres, prefieren no decir nada.

Luche contra esto y usted se convertirá en un judío, lo sea o no. Recientemente, Mark Lawson describió los argumentos de la BBC para justificar su decisión de no avalar una campaña de caridad para Gaza desde sus antenas. Un colega, sumamente irritado, declaró que la única razón de Lawson para apoyar esa prohibición provenía de que era judío. Lawson tuvo que decirle que, de hecho, se había criado y educado como católico.

Un irritado diputado del Partido Laborista no se comportó de forma muy diferente, cuando le dijo a una colega mía que yo me había desviado de la "vía correcta" cuando me casé con una mujer judía de "extrema derecha" del norte de Londres. Mi amiga le respondió que eso sería una novedad para mi esposa, ya que una católica liberal de Stoke-on-Trent.

Fue un incidente para que yo ya tomara nota, pero no protesté porque no era judío, y no pensaba que fuera Lawson. Es cobarde balbucear que uno no es judío, ya que admite el punto de vista principal de los racistas, que hay algo sospechoso acerca de ser judío.

En cualquier caso, mi experiencia del antisemitismo de izquierdas ha cambiado mi forma de pensar y me hizo, si se puede decir así, más judío.

Aunque deseo ver desmantelados todos los asentamientos israelíes en Cisjordania, estaba claro para mí que cuando Hamas disparaba miles de cohetes contra Israel, le estaba declarando la guerra y tenía que aceptar las consecuencias. Yo no habría pensado que eso duraría cinco años.

No es necesario añadir que mi punto de vista es minoritario entre los liberales, y que los judíos británicos están viviendo un período muy peligroso. Ellos son la única minoría étnica cuya masacre excusa la sociedad oficial. Si un asesino en serie atacara o bombardeara una mezquita o una iglesia pentecostal de color, ninguna persona respetable diría que "la causa, la raíz" de esa actitud estaría en un comprensible rechazo a las acciones de al-Qaeda o una legítima oposición a una inmigración masiva. Con razón, se reprobaría a los criminales por su delito.

En cambio, si es atacada una sinagoga, les garantizo que en cuestión de minutos se oirían voces por algunas radios insinuando o insistiendo en que "la causa, la raíz" de este delito radicaría en una "ira comprensible" por el comportamiento de Israel o de la diáspora judía.

Puestos en esta tesitura, la posición de los judíos británicos parece sombría. No obstante, recuerden que el primer objetivo del Islam radical es someter a los musulmanes. Cuando valientes feministas, homosexuales, demócratas y liberales del mundo musulmán, y en las comunidades musulmanas de Gran Bretaña, montan un stand, también ellos son acusados de ser instrumentos de los sionistas.

Cuando la lucha entre la teocracia y el liberalismo se intensifica, puedo ver como algunos son empujados hacia la misma senda que yo he tomado, moderando sus puntos de vista hacia el judaísmo e Israel, y se dan cuenta de que el antisemitismo ayuda a impulsar a las ideologías fascistas en el s.XXI, como condujeron al nazismo en el s.XX.

Termino diciéndoles que los adversarios del totalitarismo no deben tener miedo. Si sus enemigos les acusan de ser judíos, encójanse de hombros y digan: "Esta bien, lo soy". En la medida en que los lectores de Jewish Chronicle no se opongan, por supuesto.

robado de Safed-Tzfat

1 comentario:

lapinayehudit dijo...

Hola amigos, felicitaros por vuetro blog, hay artículos muy interesantes, si queréis podeis ver el nuestro y estar en contacto.
saludos

jimena
http://lapinayehudit.wordpress.com/